Nombrepropio | ¿QUÉ ES EL PSICOANÁLISIS?

¿QUÉ ES EL PSICOANÁLISIS?

5 Feb

¿QUÉ ES EL PSICOANÁLISIS?

Diva Gutiérrez Gómez

El psicoanálisis nos plantea una particular manera de concebir lo humano, en la que los fracasos no son algo a corregir, al contrario, indican el camino. Ni los éxitos, ni los títulos dan sentido a la vida. El ser clama por otra cosa.

Freud descubrió el psicoanálisis ocupándose de cosas que en su época eran nimias, sin importancia, cosas de las que según su contexto cultural no valía la pena ocuparse. Se ocupó de los olvidos, los lapsus, los actos fallidos, los chistes, los sueños y los síntomas. Encontró que ocupándose de ellos, haciendo hablar a quien los cometía, ahondaba en la vida anímica de las personas, y al mismo tiempo producía efectos, cambios en sus vidas.

Lacan en su artículo Lo real lo simbólico y lo imaginario (1953) nos dice: “no hay captura más completa de la realidad humana que la que realiza la experiencia freudiana”.
Con experiencia freudiana nos referimos a la experiencia de Freud con su descubrimiento del inconsciente, descubrimiento que se le revela en la relación con sus pacientes en la práctica misma, dando lugar a la construcción de un cuerpo teórico y un método clínico: el método psicoanalítico.

Pero con experiencia freudiana también nos referimos a la experiencia que hace quien se somete a un análisis, un psicoanálisis.

En el mismo artículo Lacan nos pregunta: “¿Qué se pone en juego en el análisis? …. ¿qué es esa experiencia singular entre todas que aportaría a estos sujetos transformaciones tan profundas? ¿Qué son estas transformaciones y cuál es su resorte?”
Podemos abordar esta pregunta diciendo que las transformaciones son el despliegue de cierta dimensión humana. La misma que se le revela a Freud cuando descubre el inconsciente a partir de la escucha.

Lo que Freud descubrió fue esa otra dimensión de la palabra, una palabra que al ser escuchada despliega a un sujeto, a un ser humano en toda su dimensión, cuando hay un otro que lo escucha. La dimensión que permite la realización de esa otra parte del ser, que de no ser escuchada se manifiesta en síntomas, olvidos, lapsus, traspiés, malestar; a través de las formaciones del inconsciente.

Se habla del psicoanálisis como algo muy complicado que se ocupa de cosas humanas muy complejas, pero, qué tal si nos permitimos pensar que lo que lo hace más complicado no es ni el objeto del que nos ocupamos ni el método psicoanalítico, sino el querer simplificar la complejidad humana, tan intrincada pero entretenida e interesante, para convertirla en algo simplista, manipulable, cuadrado, psicologizable, productivo para los otros pero no para el sujeto, llenando la vida de sentidos sin sentido, que pretenden llenar lo imposible, sin permitirnos la incertidumbre, la duda, la creación, la equivocación, la soledad y el vacío.

Concebir al ser humano así, es como si nos mandaran a un lugar guiados con el mapa de otro lugar. Concebir al ser humano así es desconocer lo más humano que tiene, LA PALABRA. Y en este último conjunto de letras podemos irnos, como en un abismo dejando resonar PALA, ABRA, LABRA, BAR, BLA LA…